El gobierno aún negocia compra de predios para el aeropuerto

El gobierno federal mantiene abiertas las negociaciones para que los ejidatarios de las comunidades del municipio de Nextlalpan, estado de México, cedan a través de la figura de la expropiación o la venta más de 200 hectáreas para la construcción del nuevo aeropuerto internacional, que llevará por nombre General Felipe Ángeles.

Funcionarios federales revelaron que los representantes de las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), no han logrado convencer a los campesinos –particularmente del ejido de Santa Ana– para que vendan sus tierras.

En ese contexto, fuentes militares señalaron que en los registros del Estado Mayor de la Sedena, la Dirección General de Ingenieros y la Unidad de Asuntos Jurídicos no se tienen documentos que establezcan la existencia de un acuerdo o una promesa de enajenación de los predios, situación que esperan se supere a más tardar a principios de junio, cuando se hayan realizado muchos de los estudios necesarios para el trazo de las pistas de aterrizaje y de manera mucho más específica de los espacios que requerirá el edificio terminal.

El nuevo aeropuerto se construirá en los terrenos que actualmente ocupa la Base Aérea Militar Número Uno, conocida como Santa Lucía, y el proyecto maestro considera que la terminal tenga un área total de 23 kilómetros cuadrados; inicialmente contará con dos pistas de aterrizaje y 33 posiciones para aeronaves. (La Jornada)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *