Sacar a México del hambre

En 2007, un grupo de ciudadanos con diversos perfiles y experiencias crearon el Centro Nacional para el Desarrollo Integral, Cenadin, AC. Su ideal es superar los modelos de asistencia social basados en la entrega de subsidios o despensas. Esas y otras ideas, como los bancos de alimentos, son necesarios, pero no suficientes para combatir el hambre en México.

En Cenadin creen que hoy, en México, es necesario unir ideales como el de “dar de comer al hambriento” con el de “enseñar al que no sabe”. Una de las estrategias que se ha seguido es la del cultivo de hongos tipo seta, que no requiere grandes extensiones de terreno ni inversiones cuantiosas en irrigación o fertilizantes y que son fáciles de cosechar y elaborar. La producción de setas usa materiales orgánicos como paja y requiere poca agua, un bien escaso en muchas comunidades marginadas.

Para producir un kilo de setas se necesitan 4.25 litros de agua, mientras que para producir un kilo de carne de res se necesitan más de 15 mil litros de agua. El valor nutricional de las setas es notable, pues son una excelente fuente de proteínas. Hasta el 35% de su peso son proteínas, lo que las coloca por encima del trigo (13.2), el pollo (23.8), la carne de res (19.4) y la leche (25.2). También contienen vitaminas como B1, B2, B12, C, D, niacina y ácido pantoténico, así como ácidos grasos no saturados y un bajo contenido de calorías.

Además, las setas tienen propiedades antibióticas, mejoran el desempeño del sistema inmunológico y evitan las inflamaciones, favorecen la coagulación de la sangre y desalientan la formación de tumores, como señala Paul Stamets, especialista estadunidense en hongos, a quien se puede ver en una breve conferencia en vídeo sobre el tema en http://bit.ly/ StametsHongos.

Otro proyecto estratégico para la asociación es promover la apicultura. Las abejas están en la base de la pirámide de la alimentación. De los 100 cultivos más importantes, que producen el 90% del total de los alimentos que se consumen a escala global, 71 los polinizan las abejas. Según Albert Einstein, la vida sin abejas sería un desastre global: “Nos quedarían cuatro años de vida. Sin abejas no hay polinización ni hierba ni animales ni hombres”.

Además, el consumo de miel de abeja ayuda a nuestra salud. La miel es una fuente de energía más sana que otras azúcares; gracias al ácido fólico, estimula la formación de glóbulos rojos, lo que ayuda al sistema inmunológico. Es un producto con propiedades antisépticas y antibióticas. Si se consume regularmente miel, mejora su alimentación, pues mejora su digestión y el desempeño de los sistemas nervioso y respiratorio. La miel contiene vitaminas B, C, D y E, además de minerales y enzimas.

Otra línea de trabajo que la institución ha impulsado en casi todas las entidades de la República ha sido la del cultivo de plantas medicinales. Con ellas es posible elaborar pomadas, infusiones, tinturas y jabones, entre otros productos, que previenen y combaten enfermedades respiratorias y estomacales, además de dolores musculares, cólicos, estrés, artritis, parasitosis.

Paul Stamets relacionó los hongos con las abejas y señala que estos tienen el poder de proteger a las abejas. “Tenemos que ser innovadores para crear soluciones que ayuden a inclinar la balanza para ayudar a las abejas y, en última instancia, a nosotros mismos”. Un caso de éxito en el que la asociación ha participado es el de personas como Rosario Rivera, de Chiconcuautla, en la Sierra Norte de Puebla.

Ella elabora productos a base de plantas medicinales y los comercializa, lo que le permite mejorar su ingreso familiar y ayudar a su comunidad. El Cenadin cree que debemos reconstruir el tejido social. Para ello promueve actividades para restablecer la confianza entre las personas. Ello permite trabajar por el bien de las comunidades que, de esa manera, se hacen responsables de sí mismas. El individualismo, la desconfianza, la resignación pasiva o esperar que el gobierno solucione todos los problemas abonan poco al desarrollo de los pueblos. (Excélsior)

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.