Cooperativas se deslindan de pescadores ligados a reyerta

La Federación de Cooperativas Ribereñas Andrés Rubio Castro y la agrupación Pescadores Libres del Mar de San Felipe, expresaron que los hombres involucrados en el enfrentamiento del jueves anterior con elementos de la Secretaría de Marina (Semar), en San Felipe, Baja California, no pertenecen a sus organizaciones. En escritos dirigidos a la comandancia naval de la zona, expusieron, por separado, que confían en que no vuelvan a ocurrir actos violentos de ese tipo.

El presidente del consejo de administración de Cooperativas Ribereñas, Ramón Franco Díaz, manifestó: Doy a conocer que las personas involucradas en estos actos ilícitos no pertenecen a nuestra federación, por eso le solicitamos de la manera más atenta que de ninguna manera se nos involucre con estas personas que se hacen pasar por legales.

Pescadores Libres, por medio de Alejandro Peña Núñez, presidente de la agrupación, señaló que Enrique (García) Sandez no pertenece a esta asociación; pero manifestamos nuestra inconformidad por el uso excesivo de la fuerza pública.

Añadió: Reprochamos los acontecimientos violentos entre autoridades y pescadores, por lo que estamos trabajando en el ejercicio para que esto no vuelva a ocurrir, por eso pido que nos mantengamos unidos en el diálogo por el bien del pueblo de San Felipe.

La Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura establece que los pescadores furtivos o ilegales son aquellos que laboran en zonas prohibidas y no respetan las vedas, en cambio los denominados libres, aunque no tienen permiso, son de familias que por generaciones realizan esta actividad.

Al respecto, Raúl Ramírez Baena, director ejecutivo de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste, acusó que la Semar incurrió en diversas irregularidades graves, entre ellas, el uso excesivo de la fuerza letal contra un civil, retirarse sin asistir a la víctima y abrir fuego para intimidar a las personas que los cuestionaban.

Además, la Armada rompió la cadena de custodia en el lugar de la confrontación, al no preservar la escena, y violó el principio de presunción de inocencia de la persona herida y de sus compañeros.

Ramírez Baena denunció también que la Semar mintió en su comunicado al asegurar que sus elementos percutieron «un disparo accidental de arma de fuego», cuando en ese incidente hubo dos heridos, uno con disparos en la cabeza, el hombro y la pierna, y que hoy se encuentra grave en un hospital de Mexicali. (La Jornada)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.