Tala ilegal, para entrar al programa Sembrando Vida, que da más recursos, señala Calixaxan

Dueños de predios forestales han comenzado a talar especies como cedro o cultivos de café para integrarse al programa Sembrando Vida de la Secretaría de Bienestar, el cual establece que los terrenos que pueden participar son aquellos que están abandonados, acahuales o potreros, señaló la asociación Calixaxan.

Explicó que cada vez hay más desmonte y lo comprobó a partir de que publicó en Facebook que en la Sierra del Totonacapan, Veracruz, detectó el derribo total de un sistema agroforestal de café bajo sombra de cedro rojo y chalahuites y otro de cedros rojos jóvenes. Esto ocasionó que se presentaran múltiples reportes de usuarios que comentaron que los dueños de los predios buscaban ser elegibles del plan Sembrando Vida, el cual no incorpora zonas boscosas y que había más casos en municipios de Puebla y Veracruz.

Sergio Rivera, vocero de Calixaxan, explicó que con Sembrando Vida se prevé entregar a los beneficiarios 5 mil pesos al mes por incorporar 2.5 hectáreas, con lo que obtendrían 60 mil pesos al año. Esto lo hace un programa más atractivo que los forestales. Detalló que el monto máximo que la Comisión Nacional Forestal paga por servicios ambientales es de mil 100 pesos. En un predio de 2.5 hectáreas se obtendría cuando mucho 2 mil 200 pesos al año contra 60 mil de Sembrando Vida.

Rivera indicó que la reducción presupuestal de la Conafor dejará fuera de los apoyos a muchos terrenos forestales y se podría alentar el cambio de uso de suelo con las ventajas económicas de otros programas, como Sembrando Vida. Aseguró que este tipo de efectos indeseables no son nuevos, sucedió algo similar cuando se lanzó el Procampo y provocó el desmonte de áreas boscosas.

Llamó a que ese establezca el programa Sembrando Vida a partir de un diálogo con los diferentes actores del sector forestal y rural, que se corrijan estos efectos indeseables y con reglas de operación que eviten la discrecionalidad, opacidad y corrupción que son altamente probables cuando no existen mecanismos adecuados, concluyó Rivera. (La Jornada)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *