Definen precios de garantía focalizados

La idea de López Obrador y su secretario de Agricultura, Víctor Villalobos, es tratar de reactivar el campo en cinco productos de la canasta básica alimentaria. Hablamos del maíz, frijol, trigo, arroz y leche, los cuales son sumamente consumidos por el mexicano y en los que somos deficitarios. Sí, se trata de desarrollar un programa de sustitución de importaciones en esos productos básicos. Es un tema de seguridad alimentaria, pero también se trata de hacerlo equiparando las condiciones del campo, entre los pequeños productores, de autosubsistencia.

VILLALOBOS, VER CASOS COMO ESPAÑA O COLOMBIA

El estímulo para lograr revertir tan fuerte déficit alimentario en productos básicos, así como apoyar los pequeños productores, es el precio de garantía. Víctor Villalobos, titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), nos cuenta que este tipo de estímulos lo siguen haciendo países como España, productor de maíz, o ahí está el caso de Colombia con el café, donde se tuvo que incentivar a los pequeños productores con un precio de garantía para lograr su famoso café colombiano (incluso, la propia marca Juan Valdez).

Sin embargo, hay un problema clave con los precios de garantía, se trata de la enorme distorsión que pueden crear en la formación de precios. El gran riesgo de tener precios de garantía es que se conviertan en una suerte de control de precios, que ya sabemos en lo que termina: en burbujas que se rompen llevando los precios a tener su nivel real de mercado. Para evitar esa distorsión, Villalobos y su equipo en Sader crearon los precios de garantía focalizados, bien definidos, únicamente para los pequeños productores, los de subsistencia, que tengan menos de 5 hectáreas en su mayoría. Para ello se van a basar en un padrón georreferenciado del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP).

LÍMITES POR HECTÁREAS Y VENTA

Sader arranca así sus nuevos precios de garantía. Para el maíz, se acordó un precio de garantía de 5,610 pesos por tonelada. Será a los productores con extensiones menores a las 5 hectáreas de temporal. Para el frijol, el precio de garantía es de 14,500 pesos para los productores con hasta 20 toneladas de tierra de temporal o 5 hectáreas de riego. Para el trigo panificable, el precio de garantía es de 5,790 pesos la tonelada con un límite de compra de 100 toneladas por productor. Para el arroz, el precio de garantía es de 6,120 pesos por tonelada con un límite de compra de hasta 120 toneladas por productor. La leche se comprará a 8.20 pesos el litro, sólo a pequeños productores.

SEGALMEX COMPRARÁ Y VENDERÁ FERTILIZANTES

Todos los productos con precios de garantía serán comprados a través de Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), empresa que fusionó Liconsa y Diconsa, y que tiene como director a Ignacio Ovalle. Su función es comprar a precios de garantía a los pequeños productores, pero después, venderlos a precios de mercado para distorsionar los precios y no subsidiar a consumidores que no lo necesiten.

Además, Segalmex también venderá fertilizantes subsidiados a los pequeños productores y les ofrecerá desarrollo técnico a través de especialistas. Ésta es la respuesta de López Obrador y Villalobos para tratar de atacar el fuerte déficit alimentario en productos básicos y para estimular a los pequeños productores. El estímulo a través de los precios de garantía será focalizado a pequeños productores y sin subsidiar los precios de venta a la hora de comercializar el producto. En países como España (con maíz) o Colombia (con el café) les ha funcionado el estímulo vía precio focalizado. En México arranca este programa, que esperemos tenga éxito. (José Yuste, Excélsior)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *