Provocará daños ambientales el monocultivo de café para Nestlé, afirma MST

El Movimiento Social por la Tierra (MST), expresó su inconformidad por la instalación de una planta productora de café de la multinacional alimenticia Nestlé, la cual prevé procesar 20 mil toneladas de café soluble al año.

Francisco Chew indicó que la trasnacional suiza presiona para que se siembren hasta 80 mil hectáreas de café robusta en Veracruz, esto generaría grandes problemas ambientales dado que es un monocultivo.

El MST expuso que Nestlé “monopoliza el negocio del agua, generando sequía en lugares donde ha instalado sus plantas“.

Respecto a la producción agrícola, se ha caracterizado por impulsar los monocultivos y el uso de cultivos transgénicos en todos sus productos.

Precisó que el hecho de sembrar 80 mil hectáreas de café robusta, especie utilizada para producir el aromático soluble de Nestlé, implica “deforestación definitiva de esa área, lo cual va en detrimento de la biodiversidad de la región. Además, la utilización de grandes áreas de tierra en monocultivos genera la necesidad de utilizar agroquímicos, que aparte de dañar seriamente la salud afectan directamente la fertilidad de la tierra, desgastándola severa e irreversiblemente, lo que produce ‘desiertos de café’”.

Chew añadió que una siembra en esta escala en algún momento puede provocar el cambio del uso del suelo, ocasionando conflictos por el territorio; en el mejor de los casos convertiría al productor en un esclavo de la trasnacional, al sembrar el café que ésta demanda y aceptar el precio que fije por el producto.

Sobre ese asunto, indicó que en 2018 se estuvo pagando a los productores de 5 a 6.50 pesos el kilo de café; aun así, para poder venderle a la empresa el productor debe cumplir con el Código de Conducta 4C, que dicta que todo productor debe deforestar sus cultivos, ya que la especie robusta es de rápido crecimiento pero necesita sol, al contrario de la especie arábica que es la que comúnmente siembran los productores mexicanos y que debe cultivarse a la sombra.

Así, agregó, el cultivo extensivo de robusta provocará un desplazamiento del café arábica para volver a los productores dependientes de la demanda de Nestlé.

Aclaró que la calidad del café arábica (Coffea arábica) es superior al robusta (Coffea canephora), el cual es poco digestivo, tiene un gusto final amargo, con mucho cuerpo y poco perfumado”.

Ese café es de rápida producción, por ser de mala calidad el precio pagado al productor es muy bajo, localizados casi a 40 por ciento de su cotización en los mercados mundiales y por medio de empresas con otros nombres. La producción es en su totalidad para la elaboración de café soluble, señaló. (La Jornada)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.