ONG: bosques deben tener sitio relevante en las políticas sexenales

Detener la deforestación e impulsar la gestión sostenible de los bosques es fundamental para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero y lograr las metas a las cuales se comprometió México para hacer frente al cambio climático, pues esas áreas absorben 26 por ciento de esos contaminantes, señaló ayer el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS).

En un análisis, consideró que en la actual transición política es indispensable que en la construcción del Plan Nacional de Desarrollo para los próximos seis años los bosques tengan un papel destacado en las políticas públicas. Es necesario que se erija al manejo forestal comunitario como eje de la política ambiental.

Recordó que los programas forestales impulsados en los dos sexenios anteriores demostraron con creces que invertir en programas de reforestación y conservación pasiva de los bosques y las selvas no sirve para revertir la deforestación, mejorar la calidad de vida de los habitantes y dueños de los bosques o combatir el cambio climático.

Ecosistemas forestales neutralizan polución

Detalló que según la Sexta Comunicación de México ante la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático, los ecosistemas forestales absorben aproximadamente 26 por ciento de las emisiones totales de gases de efec-to invernadero de todos los secto-res del país. En tanto, el cambio y el uso de suelo así como la silvicultura emite apenas 4.9 por ciento de esas emisiones.

Además, dijo, la Estrategia nacional de reducción de emisiones por degradación y deforestación (Enaredd) estima que los bosques y las selvas de México se encuentran entre los primeros 24 del mundo con más volumen de carbono almacenado en la biomasa forestal. En 2010 se calcularon 2 mil 43 millones de toneladas de bióxido de carbono capturadas, con un promedio de 32 toneladas por hectárea.

Detalló que según la Comisión Nacional Forestal, los bosques del país tienen potencial de absorción de 58 millones de toneladas de dióxido de carbono para 2020 y de 96 millones para 2030, con lo cual se estimaba que para 2022 los sumideros de carbono en la superficie forestal serían suficientes para neutralizar las emisiones de los demás sectores en el país. Pero, indicó, la deforestación no se ha reducido, el sector forestal está estancado y los monocultivos ganan cada vez más terreno. (La Jornada)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.