Diputados integran a los programas de desarrollo social gasto pedido por AMLO

La nueva integración del gasto gubernamental se concretó la madrugada del lunes en San Lázaro. Los recursos solicitados por la administración del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, se integraron a los programas de desarrollo social, y la bolsa a disponer se ubica en 5 billones 814 mil millones de pesos.

La aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019 integró en su haber una negociación diferente. Los grupos de presión (organizaciones campesinas, obreras, sociales) impulsados por PAN y PRI fueron relegados por el contenido de la propuesta del Ejecutivo federal, que incluyó en los programas de gobierno aquellos recursos que tradicionalmente se dispersaban en los estratos más favorecidos de esas instancias políticas.

Tal práctica, denunciada como intromisión del Ejecutivo desde diversas voces de PAN-PRI-PRD, derivó en el ajuste del gasto, e incluso causó sorpresa entre personajes antes amigos y –ahora en el bando del PRI y de Morena– se dedicaron en el sexenio de Enrique Peña Nieto a redactar juntos para la Secretaría de Hacienda los presupuestos de esa administración priísta.

El domingo por la tarde en la sesión de la Comisión de Presupuesto, Fernando Galindo Fabela, quien se desempeñó como subsecretario de Egresos de la SHCP en el sexenio peñista, y era quien decidía qué gasto se autorizaba en las instancias gubernamentales, le hizo muecas al ahora diputado de Morena Humberto Pedrero, quien fue empleado de Galindo, y arrastraba el lápiz a la hora de dar por cerrado cada uno de los presupuestos anuales. Paradojas de la vida. Hace un año, juntos; ahora la coyuntura los separó.

Así, Fernando Galindo, quien elaboró la narrativa del PRI para oponerse a la propuesta del gobierno federal, aduciendo que éste no sólo era restrictivo, sino que afectaba profundamente áreas como el campo, la cultura y la ciencia, se soprendió, alzó las cejas y preguntó con los brazos ¿qué pasó?, a Pedrero cuando este joven tecnocráta consideró la propuesta lopezobradorista como la mejor de los últimos años, incluso superando las que él terminaba por afinar. El reclamo de su ex jefe fue respondido con una sonrisa socarrona y el enrojecimiento de su rostro.

La definición del PEF 2019 cerró a la medianoche del domingo 23 de diciembre. Para entonces ya se vislumbraba que las bancadas de PAN, PRI y Movimiento Ciudadano abandonarían la sesión, al percatarse de que ninguna de sus propuestas de reasignación del gasto tendría opción siquiera de ser aceptada para su discusión.

La realidad los alcanzó. La mayoría de Morena, su nuevo aliado, el PVEM, el PT y el PES, junto a la mitad de los perredistas, determinó que al PEF 2019 no se le movería nada, porque hacerlo en alguna proporción, por más pequeña que fuera hubiese implicado restructurar todo el documento y sus 31 anexos.

Los tres partidos se retiraron. PAN y PRI lo hicieron a la medianoche del domingo, y MC dos horas después.

Ya no resultó raro ver que los diputados del PVEM volvieran a las andadas. Hace 18 años se declararon fieros defensores de Vicente Fox, seis años más tarde se pasaron al PRI y con una robusta bancada en el Congreso resistieron la administración del panista Felipe Calderón, para sacar provecho al gobierno de Enrique Peña Nieto. Ahora, uno de los artífices de esa estrategia de no perder la cercanía con el poder, Arturo Escobar y Vega, defendió al nuevo gobierno de Morena.

“Independientemente de la postura de algunos grupos parlamentarios que le apuestan al fracaso de México, hay otros que entendemos que de forma abrumadora los mexicanos tomaron una decisión el 1º de julio y ante esa realidad estamos obligados a no hacer oídos sordos a ese llamado.

Y hablando también con honestidad, escuchaba yo en la comisión a algunos diputados de forma muy vehemente quejarse que el dictamen había sido construido en la Secretaría de Hacienda. Quiero decirles que en este país siempre, salvo en una ocasión que fue en 97, el dictamen de presupuesto se construye en 90 por ciento en la Secretaría de Hacienda. Incluso el presupuesto que tuvimos los últimos cinco años se construyó en Hacienda y lo construyó uno de los funcionarios más destacados que tuvo ese gobierno, hoy diputado federal, Fernando Galindo.

Así, con esos golpes de efecto transcurrió la sesión aprobatoria del PEF 2019, y fueron pasadas las tres de la madrugada del lunes, que la presidenta de la mesa directiva, Dolores Padierna Luna, dio por concluido el trámite. (La Jornada)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *