Se revisarán juicios a indígenas en Nayarit

Tepic, Nay., En una decisión histórica del Congreso local, el wixárika Maximino Muñoz de la Cruz fue nombrado presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) para los próximos cinco años.

Muñoz de la Cruz, reconocido líder indígena de 39 años de edad, es oriundo del municipio serrano de El Nayar, el más pobre del estado y una de las primeras cinco más necesitadas del país.

El nuevo ombudsman, quien rindió protesta este jueves ante el pleno del Congreso local, que lo eligió por mayoría, es un reconocido defensor de los derechos indígenas y ha luchado contra la discriminación que padecen coras y huicholes.

Licenciado en derecho con especialidad en función ministerial, Muñoz se desempeñó como agente del Ministerio Público especializado en asuntos indígenas y exhortos en la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado; asimismo, fue defensor público adscrito a la defensoría pública federal del juzgado primero de distrito en Tepic.

En su toma de protesta recordó que la Oficina de Atención a Pueblos Indígenas del gobierno estatal se encuentra acéfala desde hace dos años. Agregó que tampoco se ha integrado un cuerpo de defensores y traductores indígenas y anunció que impulsará ese proyecto desde su nuevo cargo.

La indefensión jurídica de los indígenas, afirmó, comienza por la falta de defensores que hablen su idioma. Se comprometió a revisar los expedientes de quienes están presos en el penal estatal Venustiano Carranza y a verificar que hayan tenido procesos transparentes.

El Congreso estatal también designó a seis consejeros propietarios y dos suplentes de la CEDH. Entre ellos destacan Grecia Arias Mora, reconocida por su activismo en favor de la comunidad lésbica, gay, bisexual, transexual y travesti; Miriam Arrambide Tapia, que ha trabajado por erradicar la violencia contra la mujer, y Rogeiro González González, quien ha pugnado por que personas en situación de calle, en especial las que padecen problemas cognitivos, reciban atención, vivienda, alimentos y medicamentos. (La Jornada)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.