Agropecuarios, mal inflacionario

La inflación en México avanzó 0.85 por ciento en noviembre, con lo cual la tasa anual llegó a 4.72 por ciento, lo que significó una leve desaceleración ya que en octubre la carestía se ubicó en 4.90 por ciento, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

No obstante, el dato de inflación anual al concluir el décimo primero mes del año fue mayor al esperado por el consenso de economistas, los cuales calculaban que se ubicaría 4.57 por ciento. El indicador se vio presionado por el aumento en los precios agropecuarios y energéticos, que registraron una variación mensual de 3.48 por ciento a 2.09 por ciento, respectivamente.

Entre los bienes y servicios con mayor incremento porcentual en noviembre se ubican: la electricidad, con 23.39 por ciento; el tomate verde, con 36.33 por ciento; jitomate, 31.98 por ciento; calabacita, 25.82 por ciento; y chiles frescos, 20.35 por ciento.

En tanto, los que registraron las mayores bajas porcentuales en el mes fueron el gas doméstico LP, con 4.50 por ciento; aguacate, 7.32; naranja, 10.15; limón, 9.44; pera, 9.15; y papa, 4.60 por ciento. Expertos enfatizaron que la sorpresa del alza de precios en noviembre se explicó por presiones en agropecuarios. Por su parte, el índice de precios subyacente tuvo un incremento de 0.25 por ciento mensual y de 3.63 por ciento anual, desde 3.73 por ciento en octubre.

La inflación no subyacente fue de 2.66 por ciento mensual, explicada en parte por un repunte en el componente agropecuario, que pasó de -0.70 a 3.48 por ciento (el incremento más alto desde abril de 2013), y una desaceleración de 2.47 a 2.09 por ciento en el de tarifas y energéticos. (Excélsior)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.