Se duplicará en 2050 el consumo de agua en América Latina: ONU

La Organización de las Naciones Unidas estima que la demanda mundial de agua continuará aumentando en las próximas décadas, no sólo por el crecimiento de la población, sino por los cambios en nuestros patrones de consumo, los cuales son cada vez mayores.

Tan sólo el uso doméstico del agua, que representa 10 por ciento de la extracción del líquido a escala mundial, se mantendrá en un constante incremento hasta el 2050, advierte el organismo multinacional.

En su Informe Mundial del Desarrollo de los Recursos Hídricos 2018. Soluciones Basadas en la Naturaleza para la Gestión del Agua, destaca que se prevé que la mayoría de las naciones de América Latina dupliquen su consumo de agua, mientras que a escala mundial se incrementará entre 20 y 30 por ciento en las próximas tres décadas.

En contraste, advierte que muchos países ya están padeciendo condiciones generalizadas de escasez de agua y es probable que tengan que hacer frente a una menor disponibilidad de recursos hídricos superficiales en la década de 2050.

En el primer decenio de este siglo, apunta el documento, mil 900 millones de personas, lo que representa 27 por ciento de la población mundial, vivían en áreas con escasez de agua potencialmente grave.

Si tenemos en cuenta la variabilidad mensual, 3 mil 600 millones de personas en el mundo (casi la mitad de la población del planeta) ya está viviendo en áreas con potencial escasez de agua al menos un mes al año, y esto podría aumentar a entre 4 mil 800 y 5 mil 700 millones de personas en 2050, afirma la ONU.

De acuerdo con las cifras difundidas en el informe una tercera parte de los sistemas de aguas subterráneas más grandes del mundo ya están en peligro. A esto se suma el deterioro de la calidad del líquido, pues se estima que 80 por ciento de las aguas residuales industriales y municipales se liberan al medio ambiente sin ningún tratamiento.

La agricultura, una de las actividades humanas que más consume, aumentará el volumen que requiere para la producción de alimentos, también es responsable de una creciente contaminación del agua, el uso de agroquímicos, casi dos millones de toneladas al año.

Los múltiples desafíos que enfrenta el planeta y su población para garantizar el acceso a fuentes de agua de calidad serán parte de la búsqueda de nuevos mecanismos de recuperación de los ciclos hídricos que permitan reabastecer las fuentes naturales de este recurso, destaca el informe, en el que se advierte que el acceso al agua también se ve afectado por la ganadería, la degradación de pastizales, e incluso por los impactos negativos de fenómenos meteorológicos extremos. (La Jornada)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *