La degradación de los suelos reduce la calidad nutricional de granos como maíz, frijol y trigo.

Alrededor de 75 por ciento de los suelos en México, unos 150 millones de hectáreas, tienen problemas de degradación, y esto incide en que la producción de granos como maíz, frijol, trigo y arroz sean de baja calidad en nutrientes, indicó Gerardo Noriega, investigador de la Universidad Autónoma de Chapingo.

Esto se debe a que el suelo pierde nutrientes y en consecuencia los cultivos carecen de calcio, magnesio y potasio; lo que implica que el ser humano esté más propenso a enfermedades cancerígenas, obesidad, desnutrición, anemia, entre otras. Además, en la extracción de los cultivos y con las lluvias hemos perdido nutrimentos como el zinc. Entonces, estamos produciendo alimentos pero su calidad es baja, alertó.

Apuntó que el maíz también es materia prima para la industria, ya que es fuente de almidón, aceite, miel, whisky, etanol, artesanías, forraje, pegamentos y otros. El reto es incrementar la producción pero también aumentar la calidad de los productos agrícolas, y creo que en estos momentos poder restaurar la fertilidad de los suelos y mejorar la calidad de los alimentos obliga a que construyamos sinergias.

Gerardo Noriega propuso al próximo gobierno construir un pacto social en México, pues tiene el gran reto de caminar hacia la seguridad alimentaria, por lo que debe sumar los conocimientos que se generan en instituciones como el Servicio Geológico Mexicano y la Universidad Autónoma Chapingo, a fin de construir empresas de carácter social. (La Jornada)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.