NAICM destruye lago, reprocha Permanente

La Comisión Permanente solicitó a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua) un informe detallado sobre las acciones que realizan para proteger el lago Nabor Carrillo y el Sistema de Regulación Hidrológica Casa Colorada, ya que con las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (NAICM) se observa un gran deterioro preocupante, lo que representa un alto riesgo de inundaciones en toda la zona oriente y la destrucción del hábitat para 105 especies de aves migratorias.

Actualmente, destacaron los senadores del PAN Víctor Hermosillo, Francisco Búrquez, Ernesto Ruffo, Marcela Torres y el independiente Alejandro Encinas, en el lago se observa pérdida de gran cantidad de líquido, las lagunas facultativas se encuentran vacías, la planta de tratamiento de aguas residuales está fuera de operación, los bordes y el camino perimetral carecen de mantenimiento.

En un punto de acuerdo aprobado por el pleno de la Permanente denunciaron que del lado sur del lago, en la zona conocida como Los Tlateles, la Conagua, junto con la Secretaría de Gobernación y el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales, cedieron sin justificación alguna 200 hectáreas de terrenos federales a sociedades recién creadas del municipio de Chimalhuacán, estado de México, dirigidas por líderes de Antorcha Campesina.

Los senadores proponentes señalaron que es evidente que el objetivo es la destrucción del lago como hábitat de aves, tanto de origen migratorio como endémicas, cuando esto no fue considerado en los estudios de manifestación de impacto ambiental (MIA) del proyecto.

Las acciones emprendidas asociadas a la construcción del NAICM, agregaron, tienen grave repercusión en el ambiente al eliminar la meta central del Plan Lago de Texcoco, que era la recuperación ecológica del vaso en mención, se anula la posibilidad de construir fosas de captación de agua pluvial y procedente de los 11 ríos de la Cuenca Tributaria Oriental y se destruyen el lago Nabor Carrillo y mil hectáreas de superficie, junto con todos los beneficios ambientales que aportan.

Asimismo, implica la destrucción del hábitat de aves migratorias, la eliminación de un microclima benéfico en la zona oriente y elevación de la temperatura promedio, generación de polvo y partículas suspendidas que migran hacia el centro de Ciudad de México, afectando la salud de millones de personas.

Los senadores que impulsaron dicho punto de acuerdo sostienen que la CNA adquirió en la pasada administración mil 700 hectáreas de terrenos contiguos a la zona federal del lago de Texcoco, que se suman a las 11 mil 600 hectáreas originales, y de acuerdo con el proyecto del NAIM, presentado por la Presidencia de la República, esa superficie estaría destinada a un parque ecológico adyacente al aeropuerto; sin embargo ni la CNA ni la Secretaría de Comunicaciones y Transportes ni el Grupo Aeroportuario de Ciudad de México han entregado el proyecto correspondiente.

Por el contrario, sostienen los senadores, la zona está abandonada, sin resguardo ni vigilancia, con el riesgo de ser invadida.

Advierten que dejar de operar el Sistema de Regulación Hidrológica Casa Colorada, podría anular la regulación hidrológica entre el Río de los Remedios y el Dren General del Valle cuando se presentan fuertes lluvias y, por lo mismo, representa un alto riesgo de inundaciones en toda la zona oriente. (La Jornada)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.