Insta FAO a transformar sistemas alimentarios

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) establece que debe haber una transformación de los sistemas alimentarios y resalta que no podemos hablar de los problemas ambientales más acuciantes del planeta sin mencionarlos, incluidos los empleados en la agricultura, la pesca, la silvicultura y las cadenas de valor de comestibles o las que proporcionan fibra.

El organismo de la ONU refiere que la agricultura supone 70 por ciento de todo el consumo de agua dulce y contribuye con casi 30 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Asimismo, expone que la producción alimentaria es también responsable de 75 por ciento de la pérdida de biodiversidad agrícola.

Esto ya está sucediendo ahora, y para 2050 el mundo necesitará 50 por ciento más de alimentos para nutrir a más de 9 mil 700 millones de personas, una población que será más urbana y más exigente a la hora de elegir comida.

La FAO indica que está claro que la producción alimentaria y la agricultura deben ser parte importante del debate para alcanzar las principales metas del mundo para el futuro, es decir, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

En relación con lo anterior, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y la FAO, como organismo encargado de la implementación de metas se centran en el vínculo clave entre agricultura y medio ambiente. Mediante 187 proyectos en más de 120 países, la FAO y el FMAM abordan temas como cambio climático, biodiversidad, degradación de la tierra, eliminación segura de productos químicos peligrosos y gestión de aguas internacionales.

Mejorar prácticas de producción

De forma habitual, la FAO y el FMAM han colaborado para ayudar a los pequeños campesinos a mejorar sus prácticas de producción, de manera que también se obtengan resultados ambientales a escala mundial.

La FAO y el FMAM desarrollan proyectos para abordar los desafíos ambientales desde la óptica de la agricultura, entre ellos ayudar a los productores de alimentos a adaptarse al cambio climático. La población rural produce las tres cuartas partes de los alimentos del mundo, pero a la vez concentra 80 por ciento de los pobres del planeta. La mayoría carece de los medios para cambiar sus prácticas agrícolas por sí mismos.

A escala global las lluvias son cada vez menos predecibles y las tormentas y desastres naturales más frecuentes. Las temperaturas no son estables y las estaciones no llegan cuando se supone que deben hacerlo.

La FAO y el FMAM trabajan también en mejorar la gestión de los ecosistemas marinos y laboran en preservar la biodiversidad de los ecosistemas y especies.

La FAO considera que se debe mejorar el empleo dentro y fuera de las explotaciones agrícolas mediante políticas y medidas especiales, tales como invertir en alimentación y agricultura, maximizar la eficiencia en el uso de los recursos, reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos, tratar los desechos para ser reutilizados y proteger, conservar y utilizar de forma sostenible los recursos naturales clave que son la base del sistema alimentario. (La Jornada)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.