Ley vitivinícola permite planes de largo añejamiento

El Consejo Mexicano Vitivinícola (CMV) espera duplicar la producción de vino en 15 años, que actualmente es de 25 millones de litros. El director del Consejo, Gabriel Padilla, comentó que la aprobación de la Iniciativa de Ley General de Fomento a la Industria Vitivinícola permitirá al sector trabajar en tres estrategias: aumentar el número de hectáreas para la siembra de uva para esta bebida, fomentar su consumo y la participación de mercado de las firmas mexicanas.

“Al ser una ley que mandata a los tres órdenes de gobierno es una oportunidad para diseñar políticas específicas de fomento al sector, en coordinación con las dependencias de gobierno y los estados”, explicó a Excélsior.

Después de nueve años de haber sido impulsada dicha ley, el pasado viernes fue aprobada por la Cámara de Diputados; previamente lo había hecho la Cámara de Senadores, con lo cual pasa al Ejecutivo para efectos constitucionales.

Daniel Milmo Brittingham, presidente del organismo, calificó de histórica la decisión, la cual ayudará a sentar las bases de coordinación entre el sector productivo y el gobierno en México, para impulsar políticas públicas que propicien el desarrollo en las regiones donde se producen los vinos mexicanos.

Actualmente, cuatro entidades concentran 72% de la producción nacional de vino. Destaca Baja California, con 57%, seguido de Coahuila, con 8.5, Querétaro, con 4.0, y Guanajuato con 2.3 por ciento.

Padilla agregó que con la aplicación de incentivos y apoyos, en un lapso de entre diez y 15 años, se duplicará el número de hectáreas cultivadas de vid para vino, que actualmente es de seis mil 474.

Con ello, México aumentará su participación de mercado en país, ya que actualmente está dominado por el de importación, pues de las 12 millones de cajas que se consumen, 2.5 millones son de origen nacional y resto proviene de Chile, España, Argentina y Francia.

“La idea es aumentar la participación de mercado del vino mexicano de 29.3 a 45%”, explicó Padilla. Agregó que para aumentar la capacidad de producción en el mercado interno necesitan incentivos y apoyos, así como vincular al sector a la oferta turística, aunado a que las ventas de vino en el territorio nacional crecen a una tasa anual de ocho por ciento.

El consumo per cápita de vino en México es de 0.964 mililitros, casi un litro por persona, y la idea es alcanzar un consumo de entre tres y cuatro litros para 2025, dijo.

Una vez aprobada la Ley de Fomento a la industria vitivinícola se creará la Comisión intersecretarial, en la que la Secretaría de Economía estará a cargo de presidencia y Sagarpa llevará la Secretaría Ejecutiva, ambas instancias convocarán a las demás dependencias para etiquetar recursos para impulsar el proyecto. (Excélsior)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.