La Caravana migrante espera asilo a la intemperie

Activistas a cargo de la Caravana Migrante denunciaron que Estados Unidos mantiene lento el proceso de solicitud de asilo político y pareciera intenta cerrar la puerta para evitar el flujo de centroamericanos, mientras que el Instituto Nacional de Migración ha intentado removerlos de la garita El Chaparral.

Así lo indicó el activista Irineo Mújica, integrante de Pueblos Sin Fronteras, quien informó que desde el domingo están acampando en el PedWest más de 200 familias con niños, que durmieron a la intemperie.

“Vamos a esperar el tiempo que sea necesario, esta gente ya caminó más de un mes y no va a volver a la violencia”, precisó Irineo Mújica, quien informó que los migrantes ya están sufriendo las consecuencias por las condiciones en que pasaron la noche, luego de que las autoridades estadunidenses les negaran el acceso al puerto fronterizo argumentando falta de capacidad para procesarlos.

“No dormí nada por estar tapándole la cabeza a los niños”, dijo Maritza López, de nacionalidad hondureña. “Los primeros días andaba bien de la voz, pero ayer bastante gente se enfermó, nos hizo daño el frío por la noche”, expresó el hondureño Josué David. Los niños se enferman, mi niña la tengo mala, con gripe, pues no hay ni chamarras ni cobijas para arroparnos”, comentó María del Pilar, de El Salvador.

Esto debido a que tenían planeado albergarse en el refugio Juventud 2000, pero decidieron acampar en la zona de la garita de El Chaparral, donde son más visibles para las autoridades estadunidenses. Además, la Caravana tiene un flanco en materia de seguridad ya que deben evitar que se infiltren personas con antecedentes delincuenciales, y que en otras ciudades encuentren nuevas actividades ilícitas. (Excélsior)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.