Comunidades desplazadas por violencia en Guerrero

Acapulco, Guerrero.- La violencia ha ido desplazando a familias enteras de comunidades de al menos diecisiete municipios de Guerrero, a pesar del despliegue de miles de efectivos militares, que, por aire y tierra, realizan operativos de combate a los grupos delincuenciales que se disputan las rutas del trasiego de droga, que ha dejado una estela de muerte y pueblos “fantasmas”.

El conflicto se ha ido avivando a medida que los grupos vinculados con el crimen organizado recrudecen la violencia en amplias zonas de este estado suriano, que ha dado pie al surgimiento de nuevos grupos de autodefensa, que al amparo de la ilegalidad justifican su presencia ante el hartazgo de vivir bajo la amenaza de ser víctimas de las estadísticas fatales.

Este panorama también preocupa al Instituto Nacional Electoral (INE) y al Instituto Electoral y Participación Ciudadana (IEPC), por los desafíos que encontraran por los altos niveles de inseguridad debido a la disputa del territorio entre grupos delincuenciales, que han creado un escenario de violencia que ha colocado a este estado suriano como uno de los más peligrosos del país.

Las zonas de alto riesgo son: Teloloapan, Coyuca de Catalán, Pungarabato, Ajuchitlán del Progreso, Arcelia, General Heliodoro Castillo, Cutzamala de Pinzón, San Miguel Totolapan, Tlapehuala, Leonardo Bravo, Zirándaro, Cocula, Tlalchapa, Coahuayutla de José María Izazaga, Apaxtla, Cuetzala del Progreso y General Canuto A. Neri.

Además, a esta lista se suman: Chilpancingo, Tixtla, Chilapa, Tlapa de Comonfort, Coyuca de Benítez, el puerto de Acapulco, Petatlán, Zihuatanejo y la Unión, en donde también se han incrementado los homicidios dolosos atribuidos a los grupos vinculados con el crimen organizado.

Por lo que el desplazamiento de familias es más grave de lo que manejan las autoridades del gobierno del estado, toda vez que debido a la batalla por el control de las zonas de producción y rutas de trasiego de drogas en las comunidades no cesa, por lo que cientos de familias abandonan todo por las faltas de garantías para sobrevivir ante la ausencia de autoridad convirtiendo a pueblos fantasmas como son La Gavia y San Antonio, en la región de Tierra Caliente.

El presidente municipal de San Miguel Totolapan, Juan Mendoza Acosta, confirmó el éxodo de las familias provenientes de la comunidad de La Gavia, debido a que siguen dándose enfrentamientos entre las autodefensas y el grupo criminal que opera en esa Región de la Tierra Caliente. (El Sol de México).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.