La UNTA no arriará las banderas de justicia y libertad

Intervención del profesor Álvaro López Ríos, dirigente nacional de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas, en el evento central de la conmemoración por el 99 aniversario de la muerte de Emiliano Zapata.

Compañeras y compañeros.

En este aniversario del asesinato de Zapata llevamos ya por sexto día una jornada que tiene que ver con las necesidades del campo. Por supuesto que recordamos a Zapata, a nuestro general y hay quienes nos asumimos como continuadores de sus ideales, ideales de justicia, de libertad y de tierra, pero las necesidades se han multiplicado y en el marco del actual gobierno nosotros hemos tenido que ir subiendo de tono el reclamo y nuestra movilización.

Eso no significa que no dialoguemos. Hoy nos complace tener aquí al secretario de Agricultura, que recién nombrado está, ya nos recibió, nos parece un buen gesto, y hoy está en acto público con las organizaciones más cabronas y las reales.

Está también con nosotros alguien que conoce de campo y que tiene mucha experiencia y por supuesto por mi parte aprecio, el ingeniero Manuel Cadena, subsecretario de gobierno de la Secretaría de Gobernación.

Y está alguien a quien en privado le he comentado aprecio y respeto, y decía hace unos días en la breve reunión que tuvimos con el titular de Sagarpa: “oiga secretario, aquí el trabajo y la atención de Héctor René García Quiñones ha impedido que quememos la secretaría y sus delegaciones”.

Héctor René, te reconozco el trabajo que haces y la atención que nos das. Por supuesto que hay más amigos. Carlos Flores Rico, antes director de Fifonafe, hoy importante colaborador de la Secretaría de Gobernación, Eduardo Yáñez, Wade y por supuesto los cuatro fantásticos, los cuatro dirigentes de este movimiento denominado Frente Auténtico del Campo.

La indignación crece, la indignación se expande por la lentitud conque la burocracia del gobierno atiende las necesidades del pueblo y las de estas organizaciones.

Quisiéramos aprovechar secretario de Sagarpa y subsecretario de gobierno su intervención para decirles que cuando nos han atendido, cuando nos resuelven, estas organizaciones reconocen el esfuerzo, el trabajo de funcionarios de gobierno, del gabinete del presidente Peña Nieto. Pero cuando fallan, nos dan vueltas e incumplen la palabra, nos obligan a que nos movilicemos.

En esta fecha tan importante para los campesinos y los indígenas de este país, llevar seis días plantados, tomando las delegaciones de Sedesol y las del Inaes, dos instituciones que durante todo el sexenio nos han regateado recursos, dos instituciones en las que los funcionarios que han estado ahí no han querido atendernos, solo porque no somos organizaciones caravaneras, matraqueras, que les hagan eventos y los anden lambisconeando.

Quiero expresar aquí que nos vamos a mantener en una jornada de lucha por los días que sean necesarios, hasta que los acuerdos que tenemos con funcionarios leales del gabinete nos cumplan. Cuando hemos acordado las partes hemos dicho que lo hemos hecho de manera voluntaria, y cada quien entendiendo las limitaciones que impone la falta de gasto público, pero ya acordado molesta, encabrona, que haya funcionarios como los de Sedesol, que regatean recursos; que haya funcionarios como la directora del Inaes, que solamente tiene ojos para la Fundación Ayú , a la que se ha servido con cuchara grande por encima de las necesidades y los derechos que otras organizaciones tenemos.

En esta lucha no vamos a arriar banderas, hasta que lo que se ha acordado se cumpla. El secretario de gobernación hace tiempo aquí expresó públicamente que él sería garante de los acuerdos que construyéramos con las áreas de gobierno.

Hoy venimos a solicitarle por su conducto, subsecretario de gobierno, que los acuerdos que hemos construido, le digan a su burocracia que cumplan. Qué necesidad hay de que vengamos a reclamar, que cerremos oficinas, si ya tenemos acuerdos. Qué necesidad hay de que nos regateen los recursos que ya hemos acordado y a los que legítimamente tenemos derecho porque normativamente cumplimos con todos los requisitos que establecen los programas y las políticas públicas.

Hemos construido esta ruta, no la vamos a abandonar; entendemos de las dificultades que tienen por el contexto que estamos viviendo, pero no entendemos por qué a los allegados les den manga ancha, y a quienes no somos nos quieran castigar negándonos los recursos a los que tenemos derecho.

En ese sentido, he manifestado que la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas se mantendrá tomando las delegaciones de Sedesol y la Secretaría; pasaremos a tomar el edificio del Inaes y también mantendremos tomadas todas las oficinas del Inaes, porque no vamos a permitir que el capricho de una mujer, solo por creerse la representante del sector campesino del PRI quiera castigarnos a quien no simpatizamos con ese partido.

Y compañeras y compañeros:

Que le quede bien claro al gobierno, con quienes nos tienden la mano tenemos gratitud y reconocimiento, con quienes nos quieren golpear responderemos también abierta y pacíficamente a esa actitud que lesiona y daña la relación entre gobernados y gobernantes.

Y para terminar quisiera decirles: la política del impero ha estado agrediendo a México, estos mexicanos que estamos aquí condenamos la política del imperio y nos vamos a mover para rechazar las pretensiones de agresión contra México y por supuesto que nos declaramos, con profundo amor por nuestro país, en apoyo a quien hoy lo dirige, el presidente de la República que ha salido a responder a esas agresiones del imperio.

Ahora requerimos movilizar a toda la población y a todo el pueblo en respaldo a nuestro presidente y en rechazo a las pretensiones del imperialismo norteamericano y su presidente.

Quiero también expresar que las fuerzas progresistas y nacionalistas en el continente están padeciendo una ofensiva inadmisible y en la que nosotros debemos asumir una posición internacionalista y solidaria. Me refiero al caso del encarcelamiento del ex presidente de Brasil, Inacio Lula.

Vamos a desplegar manifestaciones de repudio ante la embajada brasileña, en contra de esto, de castigar a un gobernante solo para impedirle que vuelva a jugar; vamos también a continuar nuestra campaña de apoyo al pueblo y al gobierno de Venezuela y aquí quisiéramos decir que el canciller mexicano debe rectificar en esa posición injerencista que ha tenido, al lado de países que agreden a un pueblo hermano y a un gobierno.

México nunca ha tenido vocación injerencista y nuestro canciller no tiene porqué andar de candil de la calle y oscuridad de la casa.

Estas fuerzas vamos a trabajar y no nos vamos a mover en esa dirección y en reclamo de justicia y libertad como lo demandara Emiliano Zapata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *