Auditoría a comedores comunitarios en la gestión de Rosario Robles revela fallas

Población con hambre, fallas en la definición de beneficiarios e información poco confiable fue el resultado de la auditoría DS-059 realizada al Programa de Comedores Comunitarios en 2014, bajo la gestión de Rosario Robles al frente de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

El informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) estableció que en el diseño del programa no se cuantificó de manera efectiva a la población objetivo.

En ese año se ejercieron 2 mil 20 millones 753 mil 900 pesos en el Programa de Comedores Comunitarios, pero sólo se atendió a 347 de los 1,012 municipios de la Cruzada Nacional contra el Hambre, equivalente a 34.3%.

Con este monto se atendió a 435 mil 200 personas, 6.2% de los 6 millones 974 mil 100 ciudadanos, estimados con la carencia de pobreza alimentaria extrema  por el Coneval en ese año.

Otra fala que se detectó fue que en los Lineamientos Específicos del Programa de Comedores Comunitarios se estableció que solo darían servicio cinco de los siete días de la semana.

Para la ASF esta falla durante la gestión de Rosario Robles significó que ocho días al mes no se trabajó en los comedores, por lo que los beneficiarios del programa experimentarían aproximadamente 24 experiencias de hambre en un periodo de tres meses.

En la auditoría DS-59 se indicó que la información proporcionada por Sedesol no es confiable, debido a que en la revisión de una muestra de expedientes técnicos de comedores en operación durante 2014, el 9.65% correspondió a espacios instalados y operados un año antes.

De una muestra de 267 comedores comunitarios, instalados y operados en 2014, bajo la gestión de Rosario Robles se constató que en ninguno se acreditó la totalidad de los requisitos para su instalación.

Tampoco se acreditó que la ministración de recursos se realizara de manera oportuna ni que se hubiera realizado la supervisión, de acuerdo a la normativa en esos comedores.

Otra deficiencia fue que no se acreditó que en esos comedores se sirvieran dos raciones de alimentos diarios, de acuerdo con la normativa del programa. A la ASF no le fue posible determinar que se garantizar los aportes nutricionales de la Norma Oficial Mexicana, debido a que se comprobó que en ninguno de los expedientes fue incluido el menú para preparar los alimentos. (Excélsior)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.