Urgen agenda global por el agua

De no tomar medidas efectivas para frenar el consumo irresponsable de agua así como desarrollar políticas eficientes para la conservación hídrica, la disponibilidad de agua potable en 2030 caerá en 40 por ciento, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El informe «Hacer que cada gota cuente: una agenda para acción sobre el agua», publicado recientemente por esta organización, señala que a nivel global se tiene que tomar acción decisiva sobre el manejo de los recursos hídricos, así como su sustentabilidad, antes de llegar al punto de no retorno.

«Las consecuencias de menor disponibilidad de agua son locales, nacionales, transfronterizas, regionales y globales en el actual mundo interconectado y que cambia rápidamente, con consecuencias que serán especialmente fuertes para los más pobres y los más vulnerables.

«Resolver estos dilemas es uno de los más grandes retos que enfrenta el mundo», dice este documento. Actualmente, ya existen varios problemas respecto al manejo del agua, como desigualdad en el suministro, una creciente población que cada vez más demanda el recurso, un cambio en los patrones de lluvia que conlleva a modificaciones del ciclo del agua y contaminación hídrica.

A futuro, a estos se sumarán complicaciones, especialmente las derivadas del cambio climático, como inundaciones y sequías. Ante este panorama, la ONU plantea que es necesario desarrollar una agenda internacional coordinada para ofrecer soluciones multidisciplinarias y en diferentes niveles.

«El mensaje clave es que el mundo no puede dar más por sentado al agua. Individuos, comunidades, compañías, ciudades y países necesitan entender mejor, valorar y manejar el agua de manera eficiente», puntualiza el informe, realizado por un panel de alto nivel que incluye a 12 mandatarios de diferentes países, incluyendo a Enrique Peña Nieto, Presidente de México, formula un plan de acción en tres niveles, que comienza en entender cuál es la condición actual de los recursos hídricos, luego propone crear políticas que involucren todos los sectores posibles y posteriormente implementarlas, creando planes para reducir el desastre, mejorar la infraestructura relacionada con el agua y mejorar el aprovechamiento.

Este grupo de trabajo marcó el decenio entre 2018 y 2028 como la Década Internacional del Agua, con el fin de enmarcar las labores propuestas y canalizarlas para realizar un seguimiento. «El agua es, literalmente, un asunto de vida o muerte. El acceso universal a agua potable es una piedra angular en el desarrollo socioeconómico.

El agua es también un ingrediente vital para los alimentos, la energía, la salud, el desarrollo industrial, las ciudades y la biodiversidad. La presión sobre el agua está creciendo y emprender acción es urgente», señala el documento. (Reforma)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.