SAT indagó fallas en el caso Sedesol

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) solicitó la intervención del Servicio de Administración Tributaria (SAT), ante las irregularidades detectadas en los convenios entre la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), bajo la gestión de Rosario Robles, con universidades públicas.

De dichos acuerdos se derivó la contratación de terceros, que tras el análisis del órgano fiscalizador a la cuenta pública de la gestión Robles Berlanga se detectó el presunto desvío de 831 millones 141 mil 905 pesos, entre los años 2013 y 2015.

Rosario Robles fue la primera titular de la Sedesol entre diciembre de 2012 y agosto de 2015, cuando por un ajuste en el gabinete federal fue asignada a la titularidad de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

En la revisión de los documentos, la ASF detectó que las facturas de las empresas contratadas carecían de los requisitos fiscales correspondientes, presentaban discordancia entre lo pagado y lo cobrado o que registraban servicios no realizados.

Tras visitas domiciliarias, los auditores federales comprobaron en algunos casos que en los lugares señalados por las empresas no había tales, había locales desocupados o había negocios correspondientes a otros servicios.

En uno de los casos, bajo la gestión de Rosario Robles, la Sedesol firmó por 136 millones 85 mil 226 pesos, un contrato con la Universidad Técnica del Sur de México para apoyar con los trabajos de la Cruzada Nacional contra el Hambre, puesta en marcha en enero de 2013.

En la adjudicación del contrato, la institución educativa señaló que contaba con el número y personal capacitado para la realización de los trabajos requeridos por Sedesol. Sin embargo, la institución mexiquense estableció un sistema de contratación de terceros, con lo que se estableció un mecanismo de simulación de servicios, la contratación de proveedores que cumplían con el perfil técnico, material y humano.

Además, el análisis de la ASF concluyó que muchos de los trabajos solicitados bajo la gestión de Rosario Robles no se realizaron como fueron solicitados o, de plano, no se hicieron. Durante la revisión a los tres primeros años de la administración de Sedesol, que estuvieron a cargo de Rosario Robles, la ASF detectó mecanismos similares con otras universidades.

Es el caso del contrato por 156 millones 505 mil 576 pesos con la Universidad Politécnica de Texcoco, y con la Universidad Tecnológica de Nezahualcóyotl por 319 millones 121 mil 103 pesos. (Excélsior)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.